Actividad física un estilo de vida

La vida parece cambiar radicalmente cuando nacen los hijos: más pendientes, más responsabilidades y menos tiempo para uno mismo, pero si realmente quieres mejorar el estilo de vida de tu familia, hay maneras de encontrar el espacio para mover el cuerpo todos juntos.

Los niños suelen pasar demasiado tiempo atrapados en los asientos del coche y recostados frente a la televisión. Incluir actividad física todos los días en tu vida y en la de tus pequeños no solo ayuda a que desarrollen correctamente las habilidades motoras y a fortalecer su corazón, pulmones, huesos y músculos, sino que también los aleja de un estilo de vida sedentario e incluso de los vicios y la obesidad en la vida adulta. Además inculcar el buen hábito de la actividad física a lo largo de la niñez perdurará por el resto de sus vidas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la actividad física es cualquier movimiento del cuerpo producido por los músculos que requiere que el cuerpo utilice energía (calorías).

Caminar para llegar de un punto a otro, andar en bici, nadar recreativamente: juegos que impliquen sumergirse, así como los juegos ocupacionales como “Las traes”, escondidillas, etc. son ejemplo de actividad física.

El ejercicio, por su parte, es una subcategoría de la actividad física que es planeada, repetitiva y cuyo propósito principal es mejorar la condición física. Ejemplos de ejercicio son: correr, andar en bici y nadar de manera repetida; deportes como futbol, basquetbol, tenis, clases de ballet, baile, yoga, etc.

Es importante distinguir que los días de actividad cardiorrespiratoria es necesario incluir mayor tiempo de movimiento continuo: correr, andar en bici, caminar, saltar la cuerda; y para los días de fortalecimiento muscular incluir juegos en los que ocupen brazos, piernas y abdomen: aventar pelota, cargar bolsas ligeras del supermercado, juegos de acostarse y levantarse, etc.

Comments

comments

Publicado el 5 de mayo de 2018 | 2:48 pm